Ya hace tiempo que considero acabada la 990, en este post hice un resumen de lo hecho. Sin embargo siempre queda alguna cosita por hacer.

Lo más importante ha sido reemplazar el aro delantero que tenía abollado. Era un Excel de 1,85 de ancho que me duró muy poco. Esta moto incita a ir fuerte y pegué un llantazo en una piedra que lo dejó tocado. Así que he ido a por algo aún más radical un Excel A60 que me ha conseguido José Ramón de Viejos Pistones. Es el más resistente que fabrica Excel y también es más estrecho que el que llevaba, de 1,60 cm, así que el neumático coge más balón y es más difícil pegar llantazos. Espero que funcione.

He vuelto a poner el neumático y mousse Michelín Desert que es lo que más me aguanta en la bestia.

En el evento organizado por KTM gané un premio para canjear por Power Parts de KTM y que me ha servido para quedarme unas defensas. Esta moto tiene unas protecciones de plástico muy efectivas en la parte baja de los depósitos, así que creo que las defensas están poco justificadas y le añaden 2,3 kgs. Pero siempre me han gustado, en las 990 blancas quedan preciosas. Son las únicas defensas que me gustan en una moto y al no costarme dinero no pude resistirme, soy muy débil.

Pero por el mismo motivo que me gustan -el color naranja-, también las veo muy delicadas así que las he protegido con tubo transparente cogido con bridas. Si, y se que esas bridas no quedan bien pero estoy esperando a que me lleguen unas de color naranja 😉

También he puesto unos protectores de plástico de color naranja en la zona del chasis donde rozan las botas. El del lado del piñón de ataque sustituye además a la tapa de origen siendo más fácil limpiar esa zona.

Otra cosa que tenía pendiente era poner la cerradura de la guantera de Touratech. Uso mucho esa práctica guantera y así aseguro un poco más lo que llevo dentro.

También le he puesto unos purgadores de aire para las suspensiones delanteras.

Y de momento es todo, toca disfrutarla. ¿Alguna vez he dicho que me encanta esta moto? 😉