sin título (39 de 63)

Acabo de llegar del Yamaha off road Experience, ha estado muy bien, ya os explicaré en detalle. Allí estaba Jorge Velayos de JVO Racing con las Yamaha del Dakar y lógicamente no he podido resistir la tentación de ir a babear ante esas maravillas.

Siempre me han gustado las motos de raid y desde que asistí a PRESENTACIÓN DEL EQUIPO YAMAHA para el Dakar llevo un tiempo dándole vueltas a la posibilidad de si se podría trailizar una. No dejan de ser motos de enduro (y estas Yamaha en realidad son de cross). Para trailizarla se tendría que hacer más cómoda con un asiento más ancho y algo más de protección para el viento. Supongo que habría que reforzar el subchasis para poder llevar equipaje. También mejorar la instalación eléctrica con buenas luces, intermitentes, instrumental y seguramente una batería más grande… pero lo que me hace dudar más es la durabilidad del motor, el mantenimiento frecuente de una 450.

Pero si se pudiera…. uff. ¿Os imagináis poder viajar con una moto de unos 120 kgs -casi la mitad de peso que la 660- pero más potencia y con ese look de carreras?… ¿un sueño?.

No podía dejar pasar la posibilidad de preguntárselo a Jorge. Me ha encantado saber que ha seguido la evolución de mi 660… y que le gustaba!!. Comprenderéis que oír eso de alguien acostumbrado a las pata negra del Dakar me ha dejado más hinchado que un pavo real.

Jorge está convencido de que sí se podría. Dice que el 450 de Yamaha es muy duro, me comentaba que ahora ya hacen todo el Dakar sólo con un motor y que los cambios de aceite se pueden estirar tranquilamente a 3000 km pero además parece ser que es facilísimo cambiarlo.

Su kit es como un mecano con depósitos que se complementan entre sí hasta llegar a nada menos que 33 litros y son muy fáciles de sacar y poner… Cada usuario puede decidir la capacidad de gasolina que quiere tener añadiendo o sacando depósitos… y volver a dejar la moto de serie para las salidas endureras.

Respecto a las luces, según él con las de led se puede solucionar el tema. Y que una moto de estas se puede homologar para uso diario. También me decía que con el desarrollo largo del Dakar llegan tranquilamente a más de 160km/h!! los que no aguantan son los pobres mousse.

Íbamos hablando y de repente me ha dicho: ¿la quieres probar?. No me lo podía creer, claro!!. Probar motos de otros me da mucho respeto pero una ocasión así no se puede dejar escapar, así que he ido corriendo a buscar el casco. No iba muy vestido para la ocasión con mi Revit Cayenne, el Shoei Hornet de trail y las Sidi Adventure pero que más daba!!

sin título (8 de 63)

La que he probado llevaba el adhesivo de Marc Guasch. Puesta en marcha a patada pero muy fácil. Primera para arrancar y calada… vaya… el embrague es muy directo con poco recorrido y la primera muy larga. En el segundo intento de arrancar me he asegurado de no volver a hacer el ridículo, una buena acelerada, dejar el embrague suavemente y adelante.

La posición es muy de carreras, me ha sorprendido el manillar tan bajo pero en seguida me he sentido a gusto, es muy fácil de llevar. Supongo que el depósito bajo el motor ayuda ya que el centro de gravedad queda muy bajo y es muy manejable.

Me he ido a hacer el circuito que los de Yamaha habían marcado en Les Comes, un circuito de caminos anchos y bastante rápidos pero con algunos tramos bastante rotos. Antes lo había hecho con la Ténéré. Iba con cuidado pero la seguridad que da esta moto es total. De todas formas se nota que está hecha para un tío cañero de verdad: motor con una patada descomunal, suspensiones muy duras, posición “de ataque”… muy radical y de carreras.

Luego me he salido del circuito marcado y he ido a parar a caminos muy pedregosos y con más desnivel. A pesar de la tentación de dar gas he guardado un buen margen de seguridad ya que lo último que quería era pegarme un revolcón con esta maravilla. Pero realmente me costaba no desmadrarme, el sonido y la mala leche que tiene cuando le buscas las cosquillas es adictivo. Cruzadas, levantadas, a la que le buscas las cosquillas se acumula el trabajo, pero que delicia de trabajo!!

Al final he visto un sendero con una fuerte subida y no me he podido resistir. Pero al llegar arriba se me ha quedado en punto muerto, no se que ha pasado, o he tocado el cambio o no había entrado bien la marcha. Al perder la inercia he empezado a irme hacia atrás, ¡horror!!. He saltado de la moto para ponerme a un lado, la he girado para dejarla atravesada a la subida y que no bajara más. Casi sin enterarme he solventado la papeleta. Lo que con la 660 habría sido un desastre con esta ha sido un juego de niños. Es un juguete… pero un juguete rabioso!!

He estado tentado de no devolvérsela a Jorge y decirle que ya que le gustaba tanto la mía se la cambiaba por la 660…

Esta lleva el motor de la YZ de cross, por tanto no lleva botón de arranque y tiene 5 marchas. Esto mismo con una nueva WR450 con este motor pero arranque e instalación eléctrica y 6 marchas sería genial. ¿Yamaha a que esperas?

sin título (9 de 63)

sin título (38 de 63)

sin título (46 de 63)

sin título (7 de 63)