20170108_101832

En breve me operan de una hernia así que voy a estar una temporada parado (vaya racha llevo…). Hablando del tema con mi amigo Miquel Angel (Jou) me dijo que no le importaría cuidar de mi bella italiana (nada como tener amigos… jejeje). Dentro de poco tiene  previsto participar en una gymcana y si se la dejaba lo haría con la Enduro. Se lo comenté a Pablo Silván de Ducati y le pareció perfecto por lo que decidimos hacer una buena matinal motera y al acabar se llevaría la Ducatona.

Miquel Angel acaba de estrena una nueva África Twin con cambio automático así que también aprovecharía para probarla.

20170107_111554

Nos encontramos en un restaurante con Albert, Edu y Joan. Lo primero fue tomar un buen desayuno para planificar nuestra próxima aventura. La idea es ir a Marruecos en abril pero esta vez con motos ligeras. Ya hemos sufrido demasiado con las gordas en la arena y toca hacer dunas, de hecho tendría que haber ido en diciembre pasado y lo anulé por culpa de la hernia. Me muero de ganas de probar la JVO por Marruecos!!.

Una vez decido el plan nos fuimos a dar una vuelta: Jou y Joan con sus Africas nuevas, Albert con la 690 y yo con la Multistrada Enduro.

Mucho frío (-5º) y terreno muy helado por lo que había que extremar las precauciones. Una vez más flipé de lo que se puede hacer con la Multi y su increíble control de tracción, pasé sin problemas por tramos congelados, por barro… también las África e incluso Joan que iba con mixtos. Electrónica al poder!!

20170107_222236

20170107_113259

20170107_113412

20170107_221653

20170107_115437

20170107_115424

20170107_115405

Disfrutamos mucho. Tras tanto tiempo si hacer una salida cañera con la Multi nos reencontramos de nuevo, me encanta esta moto. Después de ir con la WR y con la 990 incluso la encontraba bajita de asiento!!

img-20170107-wa0020

img-20170107-wa0018

img-20170107-wa0023

Al final de la mañana Jou cogió la Enduro y yo su Honda. Tenía muchas ganas de probarla con el cambio automático. Lo primero que se hace muy raro es no tener maneta de embrague. Herencia del trial, conduzco siempre con un dedo en el embrague y lo utilizo mucho en off road o sea que me faltaba algo allí. En lugar de eso y por suerte muy lejos del puño hay una maneta que es el freno de estacionamiento, necesario ya que no se puede dejar una marcha engranada.

img-20170107-wa0021

Probando la África

20170107_155933

Y Miquel Angel la Ducati

20170107_155719

La moto es preciosa, y en ese color me encanta. La ergonomía es perfecta, en seguida me encontré a gusto en ella. Todo en su sitio, sonido bonito… pero antes de arrancar hay que apretar mil botones: el del ABS el del control de tracción los diferentes modos del motor… un coñazo. Acostumbrado a la simplicidad de la Yamaha y de la KTM o a que en la Ducati todo queda memorizado, tener que configurarlo todo cada vez que arrancas lo encuentro un rollo, pero los japos son así: seguridad ante todo.

Primera lección: nada de acelerones en vacío ya que la moto sale disparada!!. A partir de aquí solo hace falta dar gas y frenar como si fueras en un scooter, muy cómodo.

Por tierra el control de tracción funciona bien pero para mi gusto es un poco demasiado intrusivo, apenas te deja derrapar.

Se puede ir muy rápido y el ABS que actúa solo en la rueda de delante funciona perfecto, el problema es que no tienes la ayuda de la retención del motor para poder reducir antes de la frenada por lo que hay que confiarlo todo al freno… a menos que te acostumbres a usar los botones del cambio manual (yo no tuve tiempo de hacerlo). Luego en las salidas de las curvas no tienes la posibilidad de tocar el embrague para derrapar y eso lo echo de menos. No la probé en zonas complicadas pero no veo claro el no poder picar embrague para levantar rueda… habrá que probarla mejor.

Muy cómodas las suspensiones, tirando a blandas. Tras venir de las cortas y más asfálticas suspensiones de la Ducati, las de la Honda absorbían mucho mejor los baches pero no sé si en zonas muy rotas pueden llegar a ser demasiado blandas.

Por carretera me gustó mucho, la moto corre un montón y es muy cómoda pero de nuevo el cambio automático no me convenció. El motor va siempre muy bajo de vueltas, tanto que todo el rato tenía ganas de bajar una marcha para darle vidilla a la moto. Luego Jou me dijo que él la lleva siempre en el modo sport que estira más las marchas pero de lo contrario es de lo más soso. En cambio me impresionó lo bien que reduce marchas al llegar a las curvas.

En resumen, una moto muy “Honda”: equilibrada, cómoda, suave… Miquel Angel está encantadísimo. A él le gusta mucho conducir con marchas largas, es fino y no le gustan las brusquedades y por eso es la moto perfecta para él. En cambio yo paso por una época de motos radicales: La WR con su excitante motor derivado de la de cross, la 990 que es la maxi trail más bestia que se ha hecho y la temperamental italiana con sus 160CV. Quizás por ello a la África le eché en falta algo, no me emocionó.

Cuando la probé hace unos meses (esta vez la versión con cambio manual que me gustó más) me pasó algo similar. Probablemente sea la trail más equilibrada del mercado y el éxito de ventas está demostrando de que en Honda han acertado con ella. Nada va mal pero para mi gusto le falta picante. Y con el cambio automático aún le falta más. De todas formas nunca habría pensado  que tendría un coche con cambio automático y ya voy por el segundo…

Sin embargo la base es buenísima para lo que busco en una trail: ruedas de 21″ y 18″, suspensiones largas, cómoda, con capacidad de carga… ¿se podría mejorar? Creo que de tener una me lo pasaría muy bien tuneandola para dejarla a mi gusto: ¿me la dejas una temporada Jou? 😉

20170108_101757

20170108_101858

20170107_143431

Otra vez el garaje a reventar!