sin-título-7-de-631

 

Como he ido comentando en posts anteriores, mi intención al quedarme la WR450 era convertirla en una moto capaz de competir en rallys pero sobretodo tener una moto ligera y potente para disfrutarla en salidas y viajes endureros tipo Marruecos. La Yamaha es una moto rápida y potente ideal para este tipo de recorridos. Es decir, que sobre la base de una moto de enduro quiero tener una trail cañera y divertida.

Por este motivo llevo meses conversando con Jorge Velayos y Paula Adán de JVO.

No hace falta que explique la larga experiencia de JVO en motos de rallys, llevan un montón de años equipando diferentes equipos participantes en el Dakar y otros rallys. En los últimos tiempos han estado suministrando sus kits para las YZ de Yamaha España que han participado en el Dakar y por eso tienen mucha información de esta moto. La nueva WR se basa en la YZ y por tanto me pareció muy interesante saber que pensaba Jorge de mi proyecto y si lo veía viable. No costó nada ponernos de acuerdo, así que rápidamente se puso manos a la obra pero ha tenido que trabajar más de lo que esperaba en adaptar su kit de la YZ a la WR.

No son grandes modificaciones, de hecho a quien no conozca el kit a fondo le puede parecer que es idéntico al anterior pero son muchos pequeños detalles que al final suponen cambiar moldes, retocar piezas… horas de diseño y trabajo. Además Jorge ha aprovechado para introducir las mejoras que ha ido detectando en el duro banco de pruebas que es la competición. Así que esperamos que esta nueva versión de su kit sea aún más fiable y robusta que la anterior.

Me he quedado la versión full del kit que está compuesta por:

Depósito de 20 litros que sustituye el subchasis trasero, el depósito de gasolina original, el guardabarros trasero y las placas laterales. Este depósito es autoportante, en la parte trasera lleva un hueco para herramientas o recambios, y también va anclado a él el asiento que en este caso es el de la WR/YZ 2015. Además lleva la boca de llenado y un soporte para sujetar el silenciador. El que tengo es aún el depósito antiguo pero hemos quedado que en cuanto lo tenga acabado me lo substituirá por una nueva versión que podrá llevar incorporada una bomba de gasolina.

sin título (5 de 9) sin título (8 de 9)

Depósito de 10 litros que rodea la parte baja del motor. Este depósito es el que lleva la bomba de gasolina. A él va fijado el cubrecarter de fibra de carbono. El depósito tiene un sistema de fijaciones rápidas que hacen que sea muy rápido y fácil sacar y ponerlo. La WR es muy alta de motor y este depósito le quita muy poca altura así que es difícil dar con él en el suelo. Los dos depósitos tienen una apariencia muy robusta.

sin título (9 de 9)

Hasta ahora la gasolina caía del de 20 litros al de 10. La intención de Jorge es dejar preparado el de 20 para que también pueda llevar bomba. De esta forma cada depósito puede ser independiente y se puede escoger entre llevar el de serie más el de 10 litros (17,5 litros), el trasero (20 litros) o en la versión rally el trasero y el inferior (30 litros). Por tanto cada usuario puede escoger la opción que le encaje más. Mi idea es ir probando las diferentes opciones para saber que reacciones tiene la moto.

sin título (1 de 9) sin título (7 de 9)

Bajo el asiento y la tapa del filtro de aire hay un pequeño depósito para agua, obligatorio en el Dakar.  Está por decidir si lo dejo así o aprovecho el hueco para herramientas y recambios. Este depósito no lo tengo aún.

Araña para aparatos navegación: Es la que se usa para los grandes rallys con el espacio para todos los instrumentos de navegación. Jorge se plantea sacar una versión “light” para quien no necesite algo tan completo. En mi caso aún guardo alguna esperanza en poder competir en rallys, por eso he conservado el porta roadbook y los ICO que ya tenía así que los colocaré en su sitio. También pondré el velocímentro y tengo que ver como fijo el GPS. No hace falta taladrar la pipa de la moto ya que el soporte la abraza. Este soporte es de acero para dar la mayor rigidez posible pero todo el resto de la araña es de aluminio. El aspecto es imponente, super robusto. También lleva incorporados dos faros de led.

sin título (4 de 9)

Escape completo None: para ganar espacio y poder poner el depósito inferior se sustituye el colector original que rodea el cilindro por otro que sale directo hacia atrás. Para ganar longitud, el colector da una curiosa curva a un lado del basculante y tras el estribo derecho. Para evitar quemaduras va tapado por un protector de carbono. A priori esa zona parece muy expuesta a los golpes pero Jorge me ha comentado que no han tenido problemas. De hecho un problema bastante frecuente en las motos dakarianas que llevan el colector por debajo del motor y de la estribera es que resulte chafado por una piedra. En el de JVO esto es muy improbable. Me falta el silencioso que me lo suministrará None con quien ya colaboré en los escapes de la Super Ténéré 1200.

Carenado: está compuesto por dos placas laterales, la careta y la cúpula. En todos estos elementos se nota claramente que están pensados para ir de carreras. Minimalismo a la máxima expresión. Fibras finas y ligeras para conseguir un peso mínimo.

sin título (6 de 9)

Disco de freno delantero flotante de 300mm. El disco es mucho más grande y grueso que el de la WR ya que está pensado para aguantar frenadas a alta velocidad.

También me están diseñando un juego de adhesivos en Uni Racing que protejan y decoren los plásticos.

Tubos, soportes, cables, herrajes… todo lo necesario para fijar los diferentes componentes y convertir la WR en una bestia del Dakar.

Menuda racha llevo!! todo esto es un sueño. Desde que era un crío que babeo cuando veo las motos del Dakar y ahora voy a poder tener lo más parecido a una de ellas… El único problema es que no voy a poder meterle mano hasta dentro de unas semanas. Voy a tener un verano apasionante!!

sin título (3 de 9) sin título (2 de 9)