DSC_0191 (1024x576)
Amanecer en el campamento cerca de Bouanane

Me despierto cuando aún es de noche. He dormido bien pero a base de ponerme encima del saco toda la ropa que llevo. También puse arena en el faldón de la tienda de forma que quedara lo más hermética posible y a pesar del frío que ha hecho no lo he pasado mal.

Voy preparando todo el equipaje para que cuando haya luz pierda el menor tiempo posible en salir ya que la etapa que quiero hacer es larga. Mi idea es ir hasta Figuig, de allí subir hasta Ich y dormir por allí.

Cuando tengo organizado el interior de la tienda empieza a haber algo de luz fuera. Al salir el frío es intenso y el exterior de la tienda está completamente helado. Me habían hablado mucho de los dramáticos cambios térmicos del desierto y ahora los estoy comprobando en vivo y en directo.

DSC03287 (1024x768)

La tienda helada

DSC03279 (1024x768)

En Marruecos siempre estás alto aunque no lo parezca. La hora de la puesta de sol no es correcta, una hora antes casi era de noche

Mientras voy plegando la tienda y poniendo las Giant Loop en la moto va saliendo el sol. Dejo un momento los preparativos para disfrutar del momento, ¡qué bonito es esto!. Subo al mismo sitio en que ayer vi cómo se ponía el sol y donde también pude ver las estrellas. Poco a poco salen los primeros rayos. Más abajo está mi campamento. La verdad es que estoy orgulloso de lo bien que he escogido el sitio (o de la suerte que he tenido) con mi palmerita y todo. Marco un waipoint de recuerdo en el GPS y saco unas cuantas fotos con la cámara y con el móvil, así aseguro que si tengo un problema con uno de los dos dispositivos me queda lo que haya fotografiado en el otro. Por cierto que es impresionante la calidad de las fotos del Sony Xperia, no puedo diferenciarlas de las de la cámara.

DSC03271 (1024x225)

El campamento antes de salir el sol

DSC03267 (1024x225)

Allí, al fondo, escondida, está mi tienda

DSC03274 (1024x768)

Los amaneceres y las puestas de sol son preciosos

DSC_0187 (1024x576)

Mi palmera y al fondo las haimas de los nómadas

DSC03285 (1024x225)

DSC03281 (1024x768)

Poco antes de salir. Foto para el recuerdo.

Para sacar la moto de donde la tengo aparcada en la arena voy a tener que pegar unos buenos acelerones así que la dejo un rato en marcha para que se vaya calentando el motor. Mientras bajo a pie todo el equipaje con lo que yo también entro en calor. Cuando subo a buscar la moto huele a madera quemada… una mata de hierba seca está tocando el escape y ya hay una pequeña llama!! Rápidamente la saco y apago pero me pego un buen susto. Luego, ya encasa, viendo el Dakar y las motos incendiadas me vino a la memoria este momento, de qué forma más tonta se podría haber acabado el viaje allí!!.

DSC03278 (1024x768)

La arena blanda no le lo puso fácil para subir

DSC03288 (1024x768)

Mis vecinos los burros

Con algo de esfuerzo consigo sacar la moto de la arena y bajar hasta el lado de la palmera donde cargo el equipaje y salgo en dirección hacia la haima de mis vecinos nómadas. Al llegar allí paro un momento y salen unas niñas, supongo que son las que ayer me miraban con curiosidad mientras intentaba subir con la moto al campamento, lo raro es que no vinieran a verme… Les regalo unos lápices, gomas de borrar y libretas y me despido de ellas.

La pista me lleva hasta Boanane un animado pueblo donde me paro en el primer bar que encuentro para desayunar. Es muy pequeño y no veo que tenga gran cosa. Pido un té y un huevo duro que es lo único que he visto para comer. Cuando viene el hombre me trae también una especie de papilla caliente. No tengo ni idea de que es pero me sienta estupendamente y le pido más. Con señas le digo que está muy bueno, se ríe satisfecho y comenta algo a los demás hombres del bar que les hace bastante gracia… vete a saber que me han dado…

DSC_0193 (1024x576)

El bar en Bouanane. A punto de desayunar

DSC_0194 (1024x576)

El desayuno: te, huevo duro y… ???

Aprovecho para lavarme un poco, cargar agua y preguntar dónde puedo comprar gasolina y pan a lo que un chico se ofrece a acompañarme. No hay gasolinera así que se pone a caminar delante de mí hasta una tienda donde venden gasolina en garrafas. Allí cometeré un error que me fastidiará el día. No sé por qué estoy convencido de que más adelante encontraré una gasolinera así que no lleno el depósito, eso me hará cambiar todos mis planes…

El mismo chico me acompaña hasta una panadería donde compro pan marroquí y ya con todas las provisiones continúo mi marcha esta vez por carretera. El siguiente pueblo que encuentro es Mengoub, pregunto a unos policías donde comprar gasolina y me dicen que no encontraré hasta Bouarfa, me quedo tieso. Mi intención era ir a Figuig por una pista que sale de Mengoub mientras que si tengo que ir a Bouarfa doy un rodeo impresionante y me quedo sin ir por la pista, seré burro, siempre hay que llenar el depósito!!

?????????????

Sigo adelante y llego al punto de donde sale la pista. Paro la moto y empiezo a hacer cálculos… creo que podría llegar, además tengo una botella con un litro extra… Decido meterme por la pista pero no he hecho ni doscientos metros que el marcador de gasolina baja una raya. Me lo tomo como un aviso y doy media vuelta, prefiero no jugármela, quedarme tirado sin gasolina en medio de la nada no sería divertido.

Tras un montón de kilómetros maldiciéndome llego a Bouarfa y pongo gasolina. Se ve una ciudad limpia y bastante moderna para lo que se ve por aquí pero no estoy de humor y sigo mi camino. Decido cambiar completamente mis planes, voy a ir a Ich y luego a dormir a Figuig, todo por carretera para purgar mi error.

DSC03310 (1024x768)

Me tocó hacer mucho asfalto. Carretera entre Bouarfa y Figuig.

Entre Bouarfa y Figuig sale una pequeña carretera que lleva hasta Ich o Iche según el mapa, el recorrido es muy bonito, incluso se ven montañas con nieve. Llego a Ich y me meto dentro del pueblo por unas calles muy estrechas en las que pasa la moto y poco más. En un momento estoy en la zona de los huertos y tengo que dar la vuelta. Cuando lo hago empiezan a salir niños de todos lados que van corriendo a mi lado, el jaleo es importante y soy el centro de atención del pueblo.

DSC_0195 (1024x576)

Entrando a Ich

DSC_0200 (1024x576)

El oasis de Ich

DSC03292 (1024x225)

Ich. No hay más, es lo que se ve.

DSC_0198 (1024x576)

El hueco al fondo no es una puerta sino la calle

DSC_0199 (1024x576)

La zona antigua que se quiere rehabilitar

DSC03291 (1024x768)

Vista desde el cuartel militar

DSC03294 (1024x768)

Al final de las palmeras empieza Argelia

DSC03295 (1024x768)

Por el cañon de la derecha se llega a Ich

Consigo salir de las callejuelas y subo una cuesta hasta llegar al cuartel de los militares. Paro allí y salen todos a recibirme, me ofrecen fruta y comida y me pongo a comer y charlar con ellos. Me enseñan el puesto fronterizo de Argelia con su bandera que se ve a pocos metros. Que raro que es todo, hombres vigilándose a un lado y al otro de un línea indefinida que no pueden cruzar, en un sitio aislado del mundo, donde son tan pocos que lo suyo sería poder hablar y conocerse entre ellos… los humanos estamos muy mal… Son super amables, cuando acabo de comer se ofrecen a vigilar la moto mientras doy un paseo por Ich.

Bajo caminando al pueblo y me viene a ver un hombre que habla perfectamente francés. Se llama Mohamed Allal, se presenta como el guía oficial de Ich y se ofrece a guiarme. Me explica que dentro de poco van a construir un hotel y que para preservar y restaurar el pueblo antiguo también construirán nuevas casas a las afueras donde trasladarán a la población, me enseña orgulloso las obras del nuevo museo del que él es responsable… parece que están decididos a convertirlo en un lugar turístico. Me alegra haber llegado allí antes de que se produzca este cambio.

DSC03304 (768x1024)

DSC03303 (768x1024)

Cultivos abandonados

DSC03302 (1024x768)

El pequeño río que da vida a Ich

DSC03293 (1024x768)

Cementerio. Ich.

DSC03300 (1024x768)

Allal controlando las obras del museo de Ich

DSC03298 (1024x768)

Ladrillos de adobe secándose al sol

DSC03301 (1024x768)

Ladrillos de adobe

Ich es un pueblo de 400 personas en un oasis minúsculo que empieza donde nace un pequeño río y acaba donde en teoría empieza Argelia. Digo en teoría porqué la frontera entre Marruecos y Argelia está en litigio y nadie sabe realmente por donde pasa. Por este motivo hay una franja donde no hay que meterse ya que sin saberlo puedes estar en el otro país. Mientras paseamos por la zona de los huertos le comento que me extraña no ver cultivos. Los campos se ven dejados y sin que nadie los trabaje. Por lo visto el problema es que los jabalíes campan a sus anchas en la zona “de nadie”, sin que nadie los cace y por la noche destrozan los cultivos.

Cuando nos despedimos quiero pagarle la visita pero no me lo acepta. Me dice que yo no se lo he pedido y que ha sido una visita muy corta. Super amable, además me reserva hotel en Figuig. Le digo que a cambio publicaré su nombre y teléfono en mi blog para que cualquier persona que vaya a Ich pueda estar tan bien guiada como yo. Así que cumplo mi promesa y aquí está: allal_ich@hotmail.com. Teléfono 0667742024.

DSC03305 (1024x768)

Allal, el guia de Ich. Espero que vea este post y reciba mi agradecimiento por su amabilidad

A pesar de la kilometrada me ha gustado ir a Ich, mientras conduzco en dirección a Figuig intento imaginarme la vida allí. Por un lado una frontera infranqueable y por el otro el desierto. Es sólo una pequeñísima franja verde en medio de la nada donde gracias a un pequeño río pueden vivir 400 personas… Mirad en Google maps este sitio, no lo veréis hasta que os acerquéis mucho, tan pequeño es…

DSC_0201 (1024x576)

Bonito cielo en la ruta de Ich a Figuig

DSC03306 (1024x768)

Curiosas formaciones rocosas

DSC_0206 (1024x576)

Montañas en el camino de Ich a Figuig bajo la luz del atardecer

Llego a Figuig cuando ya anochece y me voy directo al hotel. No es ninguna maravilla pero tras mi noche en el desierto agradezco la ducha y la cama aunque encontraré a faltar las estrellas (del cielo y del hotel). Pregunto en el hotel si dan de cenar pero me dicen que no hay huéspedes y no les compensa así que me voy al pueblo a cenar. Me sorprende el poco ambiente que hay y acabo cenando en una especie de fast food marroquí unos pinchitos con patatas que no están nada mal.

DSC03315 (1024x768)

Figuig, un paseo muy cuidado pero sin ningún ambiente.

DSC03313 (768x1024)

Hotel Figuig. Nunca antes había visto los sanitarios inclinados…

DSC03311 (1024x768)

Mi habitación en el hotel Figuig, tampoco estaba tan mal…

Cuando vuelvo al hotel me encuentro con una pareja de alemanes mirando mi moto, empezamos a charlar y me invitan a tomar un café. El hotel también tiene camping y ellos están allí. Tienen un Toyota equipado hasta las trancas con el que llevan recorrido medio mundo. Los dos están jubilados (calculo que rondarán los 60 pero muy bien llevados) y cuando empieza el frío en Alemania cogen el coche y se van a viajar. Segú n ellos sólo con lo que ahorran de calefacción ya se pagan una buena parte del viaje, me gusta el planteamiento, a ver si convenzo a mi mujer…

Tras una buena charla explicándome sus viajes increíbles me retiro a mi habitación. La verdad es que a pesar de haber sido un día casi 100% carretera me ha gustado mucho. Tenía muchas ganas de conocer esta zona de Marruecos y no me está defraudando.

VIDEO DIA 8

TODOS LOS POST DEL VIAJE A MARRUECOS

DSC03307 (1024x768)

GUAPA!!