Y sigo poniéndome al día de las salidas que he ido haciendo. Esta vez le toca a la IV Reunión KTM Adventure que se celebró en Cuenca el pasado 16 de septiembre ’17.

Hasta ahora el recorrido de este encuentro era 100% asfaltico, sin embargo este año en KTM España decidieron (creo que con muy buen criterio) que un encuentro para las KTM Adventure ha de tener campo así que incluyeron un tramo de 70 km off road. Por tanto los participantes podíamos escoger entre los casi 500km de asfalto o el recorrido mixto que los acortaba un poco a cambio de pasar por unas pistas sin complicaciones pero muy bonitas.

Desde mi casa a Cuenca hay 570km, unas 7 horas así que el viernes salí pronto del trabajo para poder llegar a una hora prudente. La idea inicial era ir en moto pasando por la C17 hasta Lleida y luego por Fraga, Alcañiz, Teruel… El problema es que cuando iba a salir empezó a llover torrencialmente y la previsión era que no pararía hasta media tarde. La idea de ir bajo esta cortina de lluvia por autovía no me seducía en absoluto. A grandes males grande remedios, así que cargué la moto en el Navara decidido a continuar en moto cuando dejara de llover o la carretera fuera más interesante.

Al llegar a Lleida empezó a clarear y en Alcañiz ya dejó de llover. Paré en el parking de un hotel a la salida de la ciudad, descargué la 990, me equipé y continué el viaje en moto. Fue una buena decisión ya que me ahorré quedar empapado y pasar frío (la temperatura cayó en picado hasta los 6 grados) y partir de allí la carretera era mucho más interesante que la aburrida autovía.

Todo cambió en el momento en que sentí el aire fresco en la cara. ¿Que tendrá la moto que en cuanto me siento en ella soy feliz?. Mira que iba cómodo en el coche pero fue escuchar el sonido de los Akras y sonreír de felicidad. ¡Empezaba lo bueno!!

Un alto en el camino para abrigarme. Hacía frío!!

De Alcañiz a Cuenca fueron casi 4 horas que se sumaron al tiempo perdido entre subir y bajar la moto de la camioneta así que llegué al hotel sobre las 9 de la noche. Los últimos kilómetros fueron de noche cerrada donde agradecí la potente luz de los faros de led de Rade Garage, la diferencia respecto al de origen es abismal, después de la increíble luz de la Ducati Multistrada Enduro, estos son con diferencia los faros más potentes que he tenido. También me gusta mucho el plus de autonomía del depósito auxiliar de Rade. Gracias a esos 7 litros adicionales puedo hacer unos 350 km dependiendo del tipo de recorrido.

Al llegar a Cuenca una cena rápida y a dormir. Al día siguiente había que estar a las 7:30 en el punto de salida.

Así estaba el hotel en Cuenca

Cuando llegué allí ya había bastante gente. Encontré a Noelia y Miquel, mis dos conocidos en KTM metidos de lleno en su papel de organizadores pero con tiempo para ir charlando con todos nosotros. Nada menos que 160 KTM Adventure (y porqué limitaron las inscripciones) de diferentes modelos y llegadas de todos los rincones de España iban llenando el parque cerrado.

Espectacular parque cerrado

La ruta

En pleno briefing

Miquel (a la izquierda) y otros chicos de KTM (foto KTM)

 

Muchas motos en la zona reservada para los que hacíamos los tramos off road (foto KTM)

Mientras desayunaba lo que nos habían preparado los chicos de KTM me fui encontrando a gente que me conocía a través de las redes sociales, siempre es agradable ponerle cara a los “amigos digitales”, hasta que vi a alguien al que no esperaba encontrarme allí, el gran Iker Iturregui, un vasco que hizo un viaje en solitario increíble desde Euskadi hasta Siberia pasando por la peligrosísima Road of bones entre otros pasos míticos. Sus crónicas en el foro Motos Trail me engancharon completamente, un crack. Me encantó conocerle y compartir mesa a la hora de comer.

 

Ivan Cervantes estuvo por allí todo el día (foto KTM)

Mi chica fotografiada por el fotógrafo de KTM

A punto de salir (foto KTM)

Postureo! (foto KTM)

Poco a poco nos fueron dando la salida y empezamos el recorrido, primero por carretera hasta un punto donde los que hacíamos pista nos desviábamos del asfalto para adentrarnos en la serranía de Cuenca. Los preciosos paisajes me hicieron recordar las otras veces que he pasado por esta zona, primero en la Transibérica, luego en el rally donde me rompí el hombro y más recientemente en la Trip&Track. 

Como he comentado, en general las pistas eran muy accesibles y bonitas, quizás por eso los 70 km se me hicieron cortos. Espero que tras la experiencia, la gente de KTM se lance de verdad y nos organicen un trazado aún más aventurero para la próxima edición. Pasado ese tramo ya todo sería carretera, eso sí, por carreteritas llenas de curvas muy divertidas.

 

Allí me di cuenta  de lo rápido que se puede ir con neumáticos de tacos. Para esta ocasión puse los Michelín Anakee Wild, un neumático con un compromiso fantástico en todos los terrenos. En Cuenca los exprimí a fondo primero por las pistas y luego por asfalto intentando seguir la estela de Luis, un andaluz que con su 1290 con neumáticos más asfálticos volaba enlazando curvas, ¡es la primera vez que le he encontrado a faltar motor a la 990!! Por mucho que apuraba las frenadas y aceleraba a tope me era imposible seguir a ese misil, ¡cómo va Luis y cómo va esa moto!!. De todas formas, cuando más tarde paramos a comer y vio que yo iba con tacos se quedó muy sorprendido del ritmo al que iba y es que realmente los Wild van muy bien, la moto cambia radicalmente, se acabaron los meneos de la dirección delantera y se nota mucho más estable. Ya los llevé en la Transibérica con la Multi Enduro (aquí el post donde los analizaba) pero en una moto tan cargada de tecnología y con tantas ayudas a la conducción como la Ducati cuesta saber hasta donde influye el neumático y hasta donde la moto. En la 990 no hay electrónica y es más fácil notar cómo se comporta el neumático. También le he ido cogiendo el pulso a la moto acostumbrándome a los grandes balanceos propios de sus largas suspensiones, ideales para campo pero que en carretera dan algo de “yuyu” hasta que no te acostumbras. En fin, que me divertí mucho.

La organización había previsto varios puntos donde teníamos que parar para que nos sellaran un control de paso y así fuimos pasando los kilómetros hasta llegar a un punto donde KTM había hecho un gran despliegue poniendo un camión enorme (supongo el que llevan a las carreras) y una carpa en la que nos sirvieron la comida, que por cierto estaba muy rica. Allí compartí mesa con Luis -el andaluz volador- Iker y varios más. Genial!.

Los controles de paso

Al fin pude conocer a Iker Iturregui

La carpa y camión donde nos dieron de comer. Impresionante despliegue.

La tarde fue pasando enlazando curvas y paisajes preciosos en un recorrido que además buscaba pasar por sitios pintorescos como la Ventana del diablo o la Ciudad encantada, curiosas formaciones rocosas. Antes, en uno de los últimos controles de paso, me encontré con Willow y Figui, dos catalanes cañeros con sendas 1290. Veíamos que se nos acababa el recorrido, era temprano y las motos estaban demasiado limpias así que decidimos irnos de aventuras. Marqué un waypoint en el siguiente control de paso y nos pusimos a improvisar con el GPS siguiendo caminos que nos llevaran hasta allí. Fue genial, empecé a dar gas del bueno pero por mucho que lo intentaba Willow seguía a rueda. La suya es la 1290R, un maquinón que cada vez me gusta más y él un crack que no se corta un pelo. Figui iba con la 1290 más asfáltica y le costaba un poco más seguir el ritmo pero tampoco lo dejábamos muy atrás. Ese tramo fue la guinda de un día perfecto.

Ventano del diablo

Con Willow (centro) y Figui (izquierda)

A la llegada a Cuenca KTM había preparado una recepción con música, cerveza, comida, incluso manzanas con el logo KTM!! no faltaba de nada. Más tarde un autobús nos recogía en el hotel para llevarnos a un restaurante donde cenamos muy bien. Tras los parlamentos de los representantes de KTM se procedió a un sorteo de regalos. Nuestra mesa fue muy afortunada ya que a un chico vasco que nos acompañaba le tocó una cazadora de moto de Iván Cervantes (que por cierto estuvo todo el día por allí) y a mí un vale de 200€ en productos KTM por ser el que mayor número de likes tuve usando el hastag del evento en instagram. Gracias a todos los que le disteis al “me gusta”!!. La noche se alargó hablando de motos, tomando gintonics… Por cierto que me sonó muy bien la música de lo que me explicaron va a ser la futura 800 trail de KTM. Tengo muchas ganas de ver que enseñan en la EICMA de Milán.

VIDEO DEL EVENTO:

 

Ambientazo en la llegada!

Durante la cena

El Director General de KTM España César Rojo y Noelia Vilar Directora de Marketing (foto KTM)

Ivan Cervantes entregó su chaqueta a uno de los ganadores del sorteo (foto KTM)

Mi premio!!

Buena música (foto KTM)

Al día siguiente me levanté temprano para llegar a una hora prudencial a casa. El día era perfecto para ir en moto y lo disfruté mucho hasta llegar a Alcañiz. Allí limpié la moto, la cargué en la Navara y se acabó lo bueno.

En resumen un gran evento muy bien organizado y que se va consolidando.