A las 13h estaba prevista la conferencia de prensa de KTM. Junto con la Yamaha Ténéré 700, la KTM 790 Adventure era el motivo principal de mi viaje a Milán así que me fui puntual al stand naranja.

Allí, bajo una tela negra estaba la tan esperada 790. Sólo se podía ver una parte de la rueda delantera embarrada. Lo de enseñar las motos llenas de barro si se presenta una moto de campo parece que se ha puesto de moda.

A la una en punto empezaba la presentación. Primero nos explicaron la buena salud de la marca y sus grandes incrementos de ventas y facturación para luego pasar a hablar de su nuevo modelo de carretera: la 790 Duke . El encargado de presentarla fue Pol Espargaró, piloto KTM de MotoGP a punto de salir disparado para Cheste donde se acaba la temporada.

Me interesaba conocer las características del motor de la Duke ya que también será el que moverá a la versión trail. En su nuevo LC8c (C de compacto), KTM abandona su característica configuración en V en favor de un ligero bicilíndrico en línea de 799cc  y 105CV a 9500 rpm. 

En el caso de la Adventure, 105CV son más que suficientes para una moto de campo, lo que está por ver es si se mantendrá esta potencia o por el contrario se sacrificará algo para conseguir más bajos, tan necesarios en motos off road.

Volviendo a la presentación, por allí desfilaron los pilotos Antonio Cairoli, Josep García y el ganador del último Dakar, Sam Sunderland que fue el encargado de desvelar lo que la multitud que nos habíamos congregado allí estábamos esperando: la deseada KTM790 Adventure R.

Un día antes ya se habían filtrado fotos de la moto (ante el enfado de la gente de KTM) pero aún así nada como verla en directo. 

El diseño es muy original y en algunos aspectos recuerda al de las motos de rally, sobre todo con la situación del depósito de gasolina muy bajo rodeando el motor como lo hacía en la 990 o ahora en la 450 de rally pero en la 790 supongo que por el contraste con la estrechez de la parte superior del depósito la parte baja parece muy ancha y expuesta a golpes. Habrá que ver la evolución de la moto para saber si lo van a dejar así o será más estrecho. Lo cierto es que a nivel de reparto de pesos esa configuración es muy efectiva como he podido comprobar en mis 990 y WR450f JVO, también con depósitos bajos que las convierten en motos muy fáciles de llevar y donde la diferencia entre ir lleno o vacío de gasolina es mucho menor que motos con el tanque en posición convencional.

Pero… ¿A que segmento se dirige KTM con la 790 Adv?. En el dossier de prensa que nos entregaron KTM describe así su nueva moto:

La comunidad Adventure hace tiempo que esperaba una ligera y compacta enduro viajera con gran capacidad “cross country”. La espera está llegando al final. El prototipo de la KTM 790 Adventure R es exactamente lo que quieren los aventureros más “hard core”: una KTM de verdad que ocupará el lugar entre las motos de enduro y las grandes motos de las series Adventure.

Ok, la moto parece pequeña, diría que por tamaño está más cerca de la 690 que de una 1090. Pero es demasiado grande y pesada para sustituir a la 690 por lo que supongo que KTM deja que este segmento lo domine su prima la Husqvarna 701. Por otra parte con su pequeña cúpula y guardabarros alto la veo más parecida al concepto de la 950 Superenduro que de la 990 Adventure. Si es así ¿para que dos discos de freno delantero?.

Sin embargo comentan en su dossier que es la heredera de sus ilustres predecesoras en los rallys, la 950 y 990 Adventure y que se ha desarrollado en paralelo con la nueva 450 de rally así que como no tengo muy claro su enfoque voy a hacer mi carta a los Reyes Magos esperando que la gente de KTM me lea (iluso de mí…):

Queirdos Reyes Magos. Me gustaría mucho que KTM sacara dos versiones de la 790. No pido nada estrafalario ya que lo hicieron con la 950 Superenduro y la Adventure.

Superenduro: Para los amantes del off road de larga distancia y los machotes que participan en rallys donde dejan correr con motos gordas (cada vez más). Sería lo más ligera y espartana posible, un solo disco delantero, suspensiones largas, ruedas de enduro, cúpula minimalista y depósito de 12 o 13 litros más estrecho que el del prototipo mostrado.

Adventure: Tengo la impresión de que en los últimos años y en su intento de desbancar a BMW, en KTM han perdido un poco el signo de identidad que les diferenciaba. Sus motos son cada vez más grandes, más tecnológicas, más viajeras… y más asfálticas. Aún así hay que agradecerles que son los únicos que siempre mantienen una versión campera con sus “R”. Diría que Honda con su Africa Twin les ha hecho despertar. Hay un mercado importante de gente que preferimos trails con verdaderas aptitudes off road, ligeras y simples, que se puedan reparar en cualquier parte del mundo y para ello no son imprescindibles las suspensiones inteligentes y tener electrónica a raudales.

Eso lo tuvo KTM con sus 950 y 990 Adventure, un modelo que catapultó a la marca austriaca a lo que es ahora. La 790 Adventure R puede ser su digna heredera. Por la experiencia que tienen los austriacos en hacer motos de campo tenemos que esperar una buena parte ciclo. Ojalá le pongan unas suspensiones de como mínimo 245mm (las del prototipo ya se veían largas) y que hagan una buena adaptación del motor 800 a uso off road.

Respecto al peso: La Duke pesa en seco 170kgs. Las bicilíndricas de este segmento superan todas los 200kgs. En este sentido la 790 Adv es la única esperanza que nos queda para rebajar este umbral de peso que parece infranqueable. Vamoooos KTM tu puedes!!

El escape lateral es precioso y muy racing pero lo veo muy expuesto, en este sentido en la 990 quedaba mucho más protegido. En la versión Adventure el guardabarros podría ser bajo para mejorar la estabilidad a altas velocidades, la cúpula la preferiría algo mayor y para mi gusto cerrada en los laterales (la del proto es abierta), unos 23 litros de gasolina, capacidad de carga para equipaje y ¡a vivir aventuras!!. 

La única desilusión vino de que habrá que esperar un largo año para ver la versión definitiva y algo más para poder sentarse en ella.

Sigo enamorado de mi 990 y de momento no hay ninguna trail en el mercado que satisfaga mejor lo que busco en una moto. La 990 tiene una capacidad off road impresionante, prestaciones brutales, es muy dura y lo suficientemente cómoda para hacer largos recorridos por asfalto. Pero esto puede cambiar con las dos motos que he visto estos días, una Yamaha Ténéré 700 con un enfoque más tradicional y viajero y la KTM 790 Adventure, radical y deportiva.

Me muero de ganas por probarlas!!