sin título (276 de 436)

A falta de una crónica en condiciones este sería el resumen de mi último viaje a Marruecos:

Tal como comenté en un anterior post, esta vez fuimos dos por lo que pudimos marcar un recorrido más exigente que cuando fui solo, también pudimos aventurarnos por zonas que desconocíamos.

Querer dormir en hoteles nos obligó a programar jornadas largas, en varias de ellas se nos fue la mano y las pasamos canutas para completarlas. Alguna la tuvimos que recortar por carretera ya que era imposible acabarla, y más si tenemos en cuenta los tres pinchazos que tuvimos. En total hemos hecho 3300 km, es decir, una media de unos 400km diarios por todo tipo de pistas y muy poco asfalto… una animalada.

Cada día salíamos a las 9 de la mañana como muy tarde y ha sido bastante normal llegar de noche (en alguna etapa con más de tres horas de nocturna) y sin haber parado apenas. De hecho casi nunca hemos almorzado más que algo de fruta que “robábamos” de los buffets de los hoteles.

En general han sido jornadas maravillosas pero duras, algunas demasiado duras y con un punto de peligro que habríamos tenido que evitar.

Por fin hemos podido probar nuestras motos (una KTM 690 y mi Tenere) por las dunas… y funcionan!! la sensación es maravillosa, pero hay que ir con ojo ya que cuando menos te lo esperas te quedas clavado, ya veréis algún vídeo divertido aunque las costillas de Albert le siguen recordando un vuelo sin motor…
Las dos motos se han comportado de maravilla a pesar de la dureza del recorrido. Creo que son las motos ideales para un viaje de este estilo, suficientemente cómodas para tiradas largas y se defienden dignamente por la arena. Donde con las maxi nos quedábamos clavados, con estas pasábamos sin demasiados problemas.

A nivel mecánico la KTM ha aguantado sin ningún problema (a excepción de los tres pinchazos que no son imputables a la moto). La Tenere ha tenido su primer problema en 18.000 km: tras una caída el clausor quedó enganchado y no podía ni poner la llave en off ni sacarla. Como por arte de magia se arregló solo y sigue funcionando ahora.

Marruecos nos ha vuelto a poner a prueba y en algún momento nos mostró nuestro límite. Al final de una de las jornadas, donde con un calor asfixiante cruzamos un mar de dunas que se nos hizo interminable, tanto Albert como yo reconocimos que habíamos apurado demasiado. Conseguimos salir pero la cosa estuvo muy chunga.

Hemos podido disfrutar de la hospitalidad de Eduard y Simona, organizadores entre otros eventos del Raid to Roots mmeting y próximamente el Africa trail raid, dos personas maravillosas.

Como cada vez que he ido a este maravilloso país tengo la sensación de que se divierte haciéndome sufrir, es el peaje que me hace pagar por disfrutar de esos maravillosos paisajes, de conocer a personas admirables, de tener montones de anécdotas para recordar… por suerte aprieta pero no ahoga.

Ya me muero por volver!!

sin título (21 de 436)

Nieve el en Rekam

 

sin título (38 de 436)

Se hace de noche y aún faltan muchos km. Plateau de Rekam.

 

sin título (56 de 436)

Albert cruzando un río cerca de Boudnib

 

sin título (66 de 436)

De vez en cuando hay que descansar…

 

sin título (69 de 436)

Oasis llegando al Erg Chebbi

 

sin título (80 de 436)

El Erg Cebbi al atardecer

 

sin título (91 de 436)

Eduard haciendo “dunning” con la GSA

 

sin título (108 de 436)

La Coca Cola está en todos sitios

 

sin título (114 de 436)

Horizontes inacabables

 

sin título (130 de 436)

También las KTM se hunden en la arena!

 

sin título (150 de 436)

Gasolinera marroquí

 

sin título (179 de 436)

El Oasis Sacré cerca del Erg Chegaga

 

sin título (186 de 436)

Que complicado es ir por la arena!!

 

sin título (194 de 436)

Impresionante Erg Chegaga

 

sin título (202 de 436)

Agotado!!

 

sin título (208 de 436)

La preciosa pista hasta Foum Zguig

 

sin título (212 de 436)

Mimando a nuestras chicas

 

sin título (259 de 436)

Espectacular vista desde la cárcel portuguesa

 

sin título (265 de 436)

Jugando con las dunas del Chott Tigri

 

sin título (282 de 436)

No son los Reyes Magos, son turistas en el Erg Chebbi

 

sin título (301 de 436)

Lago en el Erg Chebbi

 

sin título (304 de 436)

Muchos pinchazos

 

sin título (314 de 436)

Espectacular la pista hasta Figuig

 

sin título (320 de 436)

Nocturna hasta Figuig

 

sin título (322 de 436)

El tride, el plato de las grandes ocasiones en Figuig, ¡delicioso!

 

sin título (333 de 436)

Nuestras motos, durmiendo en la recepción del hotel

 

sin título (341 de 436)

Si hay agua la vegetación es exhuberante: palmeral de Figuig

 

sin título (362 de 436)

De Figuig a Tendrara

 

sin título (379 de 436)

Chott Tigri, cerca de Tendrara

 

sin título (389 de 436)

¿Dónde está el motero?… se fundió. Ultima noche: Oujda

 

sin título (395 de 436)

Mercado de Oujda

 

sin título (399 de 436)

La parte bonita de Melilla

 

sin título (419 de 436)

La parte fea de Melilla

 

sin título (413 de 436)

Objetivo cumplido!!